Michael Litman

No hay nada de azar en los eventos de nuestras vidas, cada cosa buena o mala nos es enviada a nosotros con el fin de incitarnos a cuestionar finalmente el propósito de nuestras vidas y así tratar de conseguir conocer el poder superior que está orquestando nuestras vidas.

Leave a Reply