Tagged: Cuentos

0

Krishna y la vendedora de dulces

Un día estaba Kṛṣṇa jugando con su hermano Balarāma cuando oyó a una vendedora de frutas pregonando: “Jamuns (un dulce de la India) a la venta!”. Ambos dejaron de jugar y se acercaron a...

0

Los dos esclavos

Una vez el sultán iba cabalgando por las calles de Estambul, rodeado de cortesanos y soldados. Todos los habitantes de la ciudad habían salido de sus casas para verle. Al pasar, todo el mundo...

0

Animarse a volar!

…Y cuando se hizo grande, su padre le dijo: -Hijo mío, no todos nacen con alas. Y si bien es cierto que no tienes obligación de volar, opino que sería penoso que te limitaras...

0

¿Quién muere?

Bassui escribió la siguiente carta a uno de sus discípulos que estaba a punto de morir.“La esencia de tu Ser no nació, y por esto no podrá nunca morir. No es una existencia que...

0

Aprendizaje del Zen

-Maestro, comencé a estudiar el zen y no me siento mejor. Sigo sin poder hacer contacto con la divinidad que hay en mí, sigo sin conocerme; mis dudas aumentan. ¿Por qué? -Hijo, porque no...

0

Dos amigos y el oso

Vijay y Raju eran amigos. Un día, mientras estaban de vacaciones, explorando un bosque, vieron un oso que venía hacia ellos. Naturalmente, ambos estaban asustados, por lo que Raju, que sabía cómo trepar a...

0

El hombre sabio

La gente visitaba a un hombre sabio y solo se quejaban de los mismos problemas una y otra vez. Un día, el sabio decidió contarles una broma y todos rieron a carcajadas. Después de...

0

El anciano amargado

Un anciano vivía en el pueblo. Todo el pueblo estaba cansado de él; siempre estaba triste, se quejaba constantemente y siempre estaba de mal humor. Cuanto más vivía, más vil era y más venenosas...

0

Obstáculos

Voy andando por un sendero. Dejo que mis pies me lleven.Mis ojos se posan en los árboles, en los pájaros, en las piedras. En el horizonte se recorte la silueta de una ciudad. Agudizo...

0

El secreto de la Serenidad

Un día Tsin Shih le preguntó a su maestro cual era el secreto de su imperturbable serenidad, a lo que este respondió: – Cooperar incondicionalmente con lo inevitable.– Explíquese maestro – dijo todavía confuso...

0

La observación

El discípulo llegó hasta el maestro y le dijo: -Guruji, por favor, te ruego que me impartas una instrucción para aproximarme a la verdad. Tal vez tú dispongas de alguna enseñanza secreta. Después de...

0

La taza vacía

Cuento Zen Un importante catedrático universitario se encontraba últimamente en extraños estados de ánimo: se sentía ansioso, infeliz y si bien creía ciegamente en la superioridad que su saber le proporcionaba, no estaba en...

0

Cómo puedo enfrentar el aislamiento?

Maestro, cómo puedo enfrentar el aislamiento? -Limpia tu casa.A fondo.En todos los rincones.Incluso los que nunca tuviste ganas, el coraje y la paciencia de tocar.Haz que tu casa sea brillante y cuidada. Quita el...

0

Cada uno con su destino

 Cuento zen sobre la búsqueda de la felicidad Un samurai, conocido por todos por su nobleza y honestidad, fue a visitar a un monje zen en busca de consejos, no obstante, en cuanto entró...

0

El hombre que buscaba su valor

“Un día un sabio maestro recibió la visita de un joven que se dirigió a él para pedirle consejo: — Vengo, maestro, porque me siento tan poca cosa que no tengo fuerzas para hacer...

0

Soñando

El gran maestro Chuang Tzu soñó una vez que era una mariposa revoloteando aquí y allá. En el sueño no tenía conciencia de su individualidad como persona. Era sólo una mariposa. De pronto, se...

0

Cuando el odio quiso matar el amor

En los pequeños detalles es donde se libra la batalla del odio contra el amor. Cuentan que en la historia del mundo hubo un día terrible en el que el Odio, que es el...

0

La sal de la vida

Un anciano maestro estaba ya cansado de escuchar las constantes quejas de su discípulo, así que pensó que debía enseñarle algo que le hiciera recapacitar.Una mañana le pidió que le trajera sal y cuando...

1

El amor y la locura

Cuenta la leyenda que una vez se reunieron en un lugar de la tierra todos los sentimientos y cualidades de los hombres… El ABURRIMIENTO había bostezado ya por tercera vez.La APATÍA se dejaba resbalar...

0

La Mariposa y La Flor

Cierta vez, un hombre pidió a Dios una flor……..y una mariposa. Pero Dios le dió un cáctus……..y una oruga. El hombre quedó triste, pues no entendió por qué su pedido llegó errado. Luego pensó:Con...