John O’Donohue

Una de las obligaciones de la amistad verdadera
es escuchar con sentimiento y creatividad los silencios ocultos.
Con frecuencia los secretos no son revelados por las palabras;
están ocultos en el silencio entre ellas o en la profundidad
de lo inexpresable entre dos personas.

Leave a Reply