Osho

En el siempre cambiante flujo de la vida, hay momentos en los cuales llegamos a un punto de culminación. Como cuando se completa el rompecabezas al colocar la última pieza en su sitio: el lugar del tercer ojo, de la percepción interior. En esos momentos somos capaces de percibir la figura en su conjunto, la composición de todas las piezas que han ocupado la totalidad de nuestra atención durante tanto tiempo. Al finalizar, podemos sentirnos desesperados porque no queremos que la situación se termine, o bien mostrarnos agradecidos y aceptar el hecho de que la vida está llena de finales y nuevos comienzos.
Cualquier cosa que haya estado absorbiendo tú tiempo y energía esta ahora llegando a su final… al completarla estarás despejando el espacio para que comience algo Nuevo. Usa este intervalo para celebrarlas dos cosas: el final de lo Viejo y la llegada de lo Nuevo.

Leave a Reply