Mi buen Dios,

 

 

 

Hoy te vi en los ojos de un niño , tan chiquito , tan calmado,
Era tan confiado y tan feliz,
Sus ojitos brillaban y era tu luz,
Lo supe porque el era tranquilo, no tenía jucios , ni miedos,
Vi como estabas en los ojos de mi padre , tan cansado de la vida ,
pero tan lleno de ti, y lo supe porque solo habla desde el amor
y es amor y más amor con la paz de ti en su corazón,

 

También te encontré en mi amiga que me escucho y apoyo ,
ella sufrió con mi dolor pero no se derrumbó
porque me tendió una mano y eras tú en ella que con sabiduría
me aconsejó y me dijo que no estoy sola.

Me quedé tan tranquila al saber que siempre estás ,
Nunca me has abandonado , yo no sabía reconocerte como hasta hoy
Y en este momento de nuestra unión para honrarte yo te abrazo
para decirte cuánto te amo
Y que por fin he comprendido que siempre estás ,
Estas en las sombras de los árboles y las gotas de lluvia ,
estas en el aire y en el agua ,
Estas en el sol que es el día y la noche que es la luna ,

Te encontré en la guía de mis maestros y mis padres espirituales,
en las oraciones de mi madre que solo pide por mi antes que por ella,
En la risa de mis hermanos y su compañía desde niña ,
ahora se que con ellos te he tenido siempre ,
Cantan los pajaritos solo para recordarme como tu espíritu es libre
y vuela llevándote de paz en paz y de canto en canto,
En mi perrito que me mira con su nobleza , y me espera como me esperas tu,
con amor, Sin afán ni crítica.

Tu estas en mi
Corazón que es uno contigo y ahora se que no te has separado de mi
Te honro y te alabo
En conciencia de tu gran compañía eterna
Que no es más que amor infinito manifestado en toda tu creación
Om paz amen

 

Sandra Reyes
Grupo de Meditación en el Loto

Leave a Reply