La verdadera Amistad

Según Yogananda, yogui y gurú hindú, la verdadera amistad proviene de la manifestación del amor de Dios hacia ti y del servicio mutuo como piedra fundamental.

“La verdadera amistad consiste en ofrecer ánimo en momentos de aflicción, solidaridad en el dolor, consejo en la dificultad y ayuda material en tiempos de auténtica necesidad. La amistad olvida alegremente el interés propio por la felicidad del amigo, sin conciencia de pérdida o sacrificio”

“No necesitas adular a un enemigo, pero sírvele silenciosamente en cuanto necesite. Si la humildad y el pedir disculpas por tu parte, sacan a la luz las mejores cualidades de tu enemigo, ¡por supuesto discúlpate! La persona capaz de hacer esto habrá alcanzado cierto desarrollo espiritual, pues se necesita carácter para disculparse con cortesía y sinceramente. Sin embargo, no alientes a alguien a actuar erróneamente siendo humilde y disculpándote”.

“La verdadera amistad consiste en buscar el progreso de las almas juntos, culminando en la amistad divina perfecta. La amistad perfecta entre dos personas o entre los miembros de un grupo espiritual, se convierte en una puerta abierta a la unidad, a través de la cual podrán entrar otras almas y evolucionar hacia la perfección.

Cuando el manto de tu amistad perfecta incluya a todas las almas y a toda la creación, las activas estrellas, las mudas piedras, las brillantes arenas del mar, levantarás los velos que ocultan a Dios de tu mirada.

El Amigo Divino se regocijará entonces al darte la bienvenida a casa, tras tus andanzas durante innumerables encarnaciones y tú y Él os sumergiréis en el gozo de la amistad eterna”.

En una verdadera amistad se crean  lazos que nacen en el corazón en conciencia los cuales no se rompen  y perduran a través de las diferentes encarnaciones ayudándonos a superar situaciones difíciles cuando se tienen desacuerdos o malentendidos. Es importante estar atentos a nuestra mente con sus pensamientos y al espíritu, buscar la profundidad y veracidad en nosotros mismos y en las personas que llegan a nuestras vidas, que exista coherencia y concordancia de nuestro interior con lo que fluye al exterior hacia los demás en las palabras, gestos, obras con sinceridad genuina.

En cualquier relación, como en la amistad, debemos tener claridad, saber escuchar, observar y  no dejarnos llevar por las apariencias externas, las palabras ausentes de sinceridad o las manipulaciones y lo más importante ser capaz de reconocer el alma de la persona que está ante nosotros, con respeto, amor y consideración.

la verdadera amistad proviene de la manifestación del amor de Dios hacia ti. Se diferencia del amor entre hermanos, pareja y familia, porque en ellos hay compulsión, en cambio en la verdadera amistad, no existiría tal. La idea es transformar tus pensamientos negativos, en ondas positivas, ya que mientras más energías positivas expelas, mayor cantidad de almas con una vibración similar se acercarán a ti. Mientras más amigable, más auténticos amigos tendrás.

A veces perdemos nuestras amistades en peleas y  desacuerdos, sin embargo, la verdadera amistad perdura ante todo, no habrá riñas ni discusiones que puedan romper el lazo que los une. Si la amistad se perdió en algún momento, significa que nunca fue amistad verdadera.

1 Response

  1. Sandra says:

    Increíble
    Amistades de encarnaciones pasadas, amigos por siempre , apoyándonos y creciendo juntos
    Con el don de la amistad que nos dió Dios.
    Amistades verdaderas que con conciencia podemos ir reconociendo y recordando
    Aquí y ahora
    Gracias a mis amigos de siempre
    A ti Eli, gracias infinitas
    Sandy

Leave a Reply