Kodoish

Kodóish, Kodoish, Kodoish, Adonai Tsabeyót
Mantra de Protección y Curación

DSCN6796 (2)

Este mantra tiene poderes transmutadores y puede ser invocado para protección personal y de ambientes. Borra los campos de negatividad en el cuerpo y crea puentes con todas las otras dimensiones.

Su interpretación es: Santo, Santo, Santo, Señor Dios, Soberano del Universo o Señor Dios de las Huestes.

Este mantra une todos los biorritmos del cuerpo o personalidad encarnada con los ritmos espirituales del cuerpo de Yo Superior o Ajustador de Pensamiento, para que todos los sistemas circulatorios vibren al unísono con el corazón cósmico. Une los niveles inferiores de vibración con los niveles más altos de la creación.

La estructura del código de Amor y Luz de este Mantra Sagrado se focaliza a nivel del tercer ojo. El poder de la Trinidad del Kodoish, Kodoish, Kodoish, Adonai Tsebayoth puede crear un vórtice o columna de energía divina a través de la cual puede cruzarse el espacio y tiempo con este cuerpo físico, colocándonos en resonancia con otros niveles de inteligencia divina.

Este mantra puede ser utilizado para invocar protección divina pues coloca en movimiento un patrón de resonancia que cuando es entonado, las fuerzas negativas no pueden permanecer ni por un segundo en presencia de esta vibración. Esta expresión sagrada es una conexión entre todas las jerarquías como una salutación de la hermandad con un Padre en común la cual crea un pilar de energía de protección que puede ser usado en cualquier situación como resolver problemas, sanar, elevar la consciencia.

Con su uso continuo al cantarlo o repetirlo, seres angélicos que pueden ser vistos o percibidos como luz u otras manifestaciones, se reúnen respondiendo al llamado. También con el podemos con más facilidad contactarnos con el Espíritu Santo, el Cristo interno y el Padre.

La energía de la Luz creada por este nombre sagrado permite al cuerpo experimentar la energía directa de los Maestros de Luz. Activa redes especiales de sintonización de resonancia con la Hermandad de la Luz y permite que la energía se una y trabajar en grupo.

Forma parte de los 72 nombres de un Dios “viviente” y “revelador” y debe ser repetido en números múltiplos de 7. Contiene escalas adicionales de resonancia de colores, emanando 80 octavas encima de 80 octavas abajo de nuestro planeta.

 

 

Leave a Reply