Gracias, gracias, gracias,

Porque trajiste a mi corazón la dulzura y paz que tanto necesitaba,

porque llenaste de luz mi vida en medio de la oscuridad naciente;

porque con palabras y actos hiciste que recordara la razón de ser y existir.

Ojala mi vida sea un regalo en este momento, quizás te lleve

a mirar un poco más hacia lo que es realmente importante,

 a lo que es significativo, al instante perdido o a momentos olvidados.

La vida es un regalo divino que a veces se desperdicia,

 cuando vivir deja de ser lo más importante,

 cuando respirar pasa a ser un acto inconsciente

y perdemos la conexión con nuestra verdadera esencia;

respirar con todos los sentidos,

exhalar con absoluta consciencia de nuestra existencia,

abrir los ojos a la luz y a la vida, sentir el palpitar del corazón,

 como pequeñas campanitas de alegría,

 para que recuerdes siempre que debes escucharte a ti misma,

como también a él o a ella,

 percibir los aromas que te refrescan el día,

 o a la presencia de todos quienes están en tu camino

 como magnificas manifestaciones de lo divino en tu vida.

Y no olvidar nunca que tus ojos siempre se abran

 con la esperanza de una nueva luz, a una nueva vida.

Gracias, gracias, gracias, por el amor recibido

y que mi recuerdo sea siempre el amor comprendido.

Elizais

Canalización para Claudia Echeverri

1 Response

  1. Sandra says:

    Que hermoso mensaje ,
    Claudia
    Un ángel te habla
    Bendiciones

Leave a Reply