Amado Padre-Madre

Permiteme ser un colibrí en el paraíso de tu jardín de Amor.

Oro porque mis alas vuelen y logren fluir con el equilibrio suficiente para beber del néctar de tus flores, que la bienaventuranza de tú sabiduría y misericordia colmen mi sed de ti.

Iluminame con tú luz,oh divinidad! Y así lograre concentrarme y despertar mi ojo crítico, guíame y visualizare las flores q me darán la miel dulce q mi alma suplica de ti.

Amado, que mi volar sea tan fluido que recorra distancias inimaginables, sin cansancio alguno y el susurro del viento sea abrazador en los días y noches llenando mi Ser de paz y alegría.

Anhelo volar y estar más cerca a ti, escuchad Padre- Madre mi clamor y mi sed. Om Paz Amén.

 

Ivonne Sanmiguel
Grupo de Meditación en el Loto

1 Response

  1. Sandra says:

    Hermosa oración del corazón
    Que siempre tengamos sed de ti
    Mi buen Dios .

    Sandy

Leave a Reply