Tao Te Ching – 7

El cielo y la tierra son duraderos. Son duraderos porque no existen por sí mismos ni para sí mismos. Éstos fueron creados por Tao y existen para Tao.

La persona sabia se pone detrás de los otros y así no les estorba y puede guiarlos. Ella no estima la vida de su cuerpo; no obstante, su vida está cuidada por Tao.

Esto sucede, porque ella tampoco existe aquí para sí misma. Por esta razón, las necesidades de esta persona se cubren para ella.

La persona sabia existe para Tao y sirve a Tao.

1 Response

  1. Sandra says:

    Me gustó mucho esta enseñanza
    Ser uno con Dios
    Y Dios mismo té cuida
    Te guía
    Es estar incorporado a la Divinidad

Leave a Reply