Cuentos

Quiero sanar!

Maestro, vengo desde muy lejos, por favor ayúdame con mis muchas dolencias. – ¿Estás seguro de que deseas sanar? Por supuesto, maestro. ¿Acaso alguien vendría a verte si no quisiera sanar? – Ya lo...

0 comments

Arco Iris

Érase una vez en que los colores del mundo comenzaron a reñir. Todos reclamaban que ellos eran el mejor, el más importante, el más útil, y el favorito. El Verde dijo, Claramente yo soy...

0 comments

El mono engreído

Los hindúes admiran profundamente a Buda a pesar de que su enseñanza se salió de la ortodoxia hinduista. Esta historia, narrada por los maestros hindúes, tiene por protagonistas a Buda y al rey de...

0 comments

El avaro

Una tarde un famoso avaro iba en su limusina cuando vio a dos hombres a la orilla de la carretera comiendo césped. Preocupado, ordenó a su chofer detenerse y bajó a investigar. Le preguntó...

0 comments

“Esto También Pasará”

Hubo una vez un rey que dijo a los sabios de la corte:  Me estoy fabricando un precioso anillo. He conseguido uno de los mejores diamantes posibles. Quiero guardar oculto dentro del anillo algún...

0 comments

El trabajo de la bruja hermitaña

Un día una persona subió a la montaña donde se refugiaba una mujer ermitaña que meditaba, y le preguntó: -Qué haces en tanta soledad?, a lo que élla le respondió: -Tengo mucho trabajo. -y,...

0 comments

El viejo leñador

Hace muchos años en el norte de Canadá había un concurso de leñadores. Uno de ellos era un joven fuerte, lleno de energía cuya fama había sido acreditada durante el concurso: había ganado todas...

0 comments

El comerciante

Había una vez un ciudadano que vivía al lado de una carretera donde vendía ricas frutas. Estaba muy ocupado y por lo tanto no oía la radio, no leía los periódicos, ni veía la...

0 comments

La cuchara

Federico vivía, en un departamento con Carla. Ante los ojos de la familia de Federico, Carla solo compartía departamento con Federico… Nadie podía comprobar otra cosa. Un día, Federico invita a su madre a...

0 comments

Dónde encontrarse con Dios

El ermitaño, en oración, oyó claramente la voz de Dios. Le invitaba a acudir a un encuentro especial con Él. La cita era para el atardecer del día siguiente, en la cima de una...

0 comments

El Auto

  Una vez había joven muchacho que estaba a punto de graduarse en sus estudios. Hacia muchos meses admiraba un hermoso auto deportivo en una agencia de autos. Sabiendo que su padre podría comprárselo...

0 comments

El secreto de la Serenidad

Un día Tsin Shih le preguntó a su maestro cual era el secreto de su imperturbable serenidad, a lo que este respondió: – Cooperar incondicionalmente con lo inevitable.– Explíquese maestro – dijo todavía confuso...

0 comments

Obstáculos

Voy andando por un sendero. Dejo que mis pies me lleven.Mis ojos se posan en los árboles, en los pájaros, en las piedras. En el horizonte se recorte la silueta de una ciudad. Agudizo...

0 comments

Los Bambúes

Nuestro perro, Brownie, estaba sentado en tensión, las orejas aguzadas, la cola meneándose tensamente, los ojos alerta, mirando fijamente hacia la copa del árbol. Estaba buscando a un mono. El mono era lo único...

0 comments

¡Puedo cortar madera!

«¡Oh, prodigio maravilloso: Puedo cortar madera y sacar agua del pozo!». Para la mayoría de la gente no tienen nada de prodigioso activi­dades tan prosaicas como sacar agua de un pozo o cortar madera....

0 comments

Los dos esclavos

Una vez el sultán iba cabalgando por las calles de Estambul, rodeado de cortesanos y soldados. Todos los habitantes de la ciudad habían salido de sus casas para verle. Al pasar, todo el mundo...

0 comments

Krishna y la vendedora de dulces

Un día estaba Kṛṣṇa jugando con su hermano Balarāma cuando oyó a una vendedora de frutas pregonando: “Jamuns (un dulce de la India) a la venta!”. Ambos dejaron de jugar y se acercaron a...

0 comments

Soñando

El gran maestro Chuang Tzu soñó una vez que era una mariposa revoloteando aquí y allá. En el sueño no tenía conciencia de su individualidad como persona. Era sólo una mariposa. De pronto, se...

0 comments

Animarse a volar!

…Y cuando se hizo grande, su padre le dijo: -Hijo mío, no todos nacen con alas. Y si bien es cierto que no tienes obligación de volar, opino que sería penoso que te limitaras...

0 comments

La observación

El discípulo llegó hasta el maestro y le dijo: -Guruji, por favor, te ruego que me impartas una instrucción para aproximarme a la verdad. Tal vez tú dispongas de alguna enseñanza secreta. Después de...

0 comments