Terapias

 

La sanación es un arte en el cual permitimos que todos los conocimientos, técnicas a nivel de nuestros mental nos ayuden en nuestro proceso interno a despertar nuestra intuición, sabiduría, nuestro sanador interno y que sea no la técnica sino nuestro ser fluyendo en perfecta concordancia y resonancia con el universo quien nos guíe a alcanzar la armonía necesaria en nuestros cuerpos permitiéndonos así que nuestra conciencia vaya realizándose en cada uno de sus diferentes niveles logrando disolver los patrones adquiridos y transformarlos conscientemente en salud, bienestar, alegría, dándonos así la oportunidad de estar en condiciones mas favorables para los procesos de elevación de nuestra conciencia, al lograr un equilibrio total de nuestro cuerpo físico, nuestra mente y nuestro espíritu, siempre con la asistencia del Padre y de todos los seres de luz y amor que siempre están dispuestos y atentos a entregarnos las pautas, las herramientas necesarias para una mejor comprensión, aceptación y elevación de nuestros procesos físicos, mentales, emocionales, y espirituales en esta humanidad.

Esa es la razón por la cual en mi caminar me he encontrado con diferentes modalidades de sanación, importantes en el proceso de reaprendizaje pero al mismo tiempo consciente y con el firme propósito y anhelo interno de recordar, dejándome fluir en cada terapia como un proceso único e individual en el cual nuestros propios seres sean conectados con la fuente de asistencia y protección divina quienes guíen las terapias de armonización y sanación, apartando de ellas mi ego, permitiendo así que sea solo Su Luz, Su Amor, Su Don Sanador el que fluya a través de mi corazón, de mis manos; dándome así la oportunidad de responder  a un propósito, a un servicio espiritual escogido por mi ser en mi corazón consciente en profunda devoción y entrega.

 

 

Agradezco a todas las personas que me han permitido llegar a sus vidas, porque a través de ellas he ido comprendiendo, amando y respetando cada día más, nuestra naturaleza y la razón de nuestra existencia.
Que el cielo nos imparta siempre bendiciones en nuestro diario vivir.

Namaste