Anthony De Mello

El discípulo no podía reprimir las ganas que tenía de contarle al Maestro el rumor que había oído en el mercado.
Aguarda un minuto, dijo el Maestro. Lo que piensas contarnos ¿es verdad? No lo creo… ¿Es útil? No, no lo es.
¿Es divertido? No.
Entonces, ¿por qué tenemos que oírlo?.

Anthony De Mello

Leave a Reply